Cómo tener buena suerte en el amor

¿Quieres saber cómo tener buena suerte en el amor? muchas veces buscamos en miles de sitios web la respuesta a esta pregunta. Pero, la realidad es que no todo lo encontrarás allí. Te invitamos a conocer 5 pasos para tener buena suerte en el amor que de verdad te ayudarán.

5 Pasos para tener buena suerte en el Amor

5 pasos para tener suerte en el amor

Las técnicas para tener éxito en el amor no se basan en formulas preestablecidas o mágicas como el Tarot de Amor, pasiones de amor u otras cosas que lo que en realidad hace es que pierdas el tiempo. Sino, en dos puntos clave: El amor propio y causar una ley de atracción. Veamos algunos puntos que son objetivos para lograr el éxito:

1. Rodéate de gente positiva
“Con quién te quedas, eso es en lo que te conviertes”: este viejo dicho esconde la verdadera sabiduría de la vida. Los científicos han demostrado más de una vez que pasar tiempo con cierto tipo de personas afecta nuestro bienestar, pero también el comportamiento, las habilidades y los hábitos.

No es sin razón que a las personas que se quejan constantemente y que están insatisfechas se las llama “tóxicas”: estar con ellas agota nuestra energía y nuestra voluntad de vivir. Los optimistas, por otro lado, contagian con energía positiva y les enseñan a ver los lados positivos de la realidad.

Además, la soledad tiene un efecto muy negativo en nuestro bienestar y salud mental, porque cada uno de nosotros (incluso el más grande de los solitarios e introvertidos) necesita el apoyo y la aceptación de los familiares y la sensación de que podemos contar con ellos en cada situación.

2. Acepta las emociones negativas
Paradójicamente, es posible que no seamos completamente felices… dándonos permiso a los fracasos y las emociones negativas. En la búsqueda de una vida ideal, a menudo olvidamos que es imposible estar siempre sonriente y feliz. La propaganda del éxito nos impide admitir nuestros fracasos y decepciones.

Como resultado, las emociones negativas deben encontrar una salida de una manera diferente. Si ni siquiera nos admitimos a nosotros mismos que nos ha herido una pelea con alguien cercano a nosotros o no nos permitimos experimentar estrés en una determinada situación, estos sentimientos probablemente aparecerán en el momento menos esperado.

Por ejemplo: en la forma de un arrebato de ira por un atasco en la calle o la falta de un producto favorito en la tienda. Las emociones negativas son una parte inherente de la vida y no debes avergonzarte de ellas, y un fracaso no hace que toda tu situación sea desesperada.

3. Ser agradecidos
Cada uno de nosotros tiene motivos para sentir alegría y gratitud. Los optimistas se diferencian de los pesimistas principalmente en lo que centran su atención. En lugar de centrarse en lo malo, aprecian todo lo bueno. Algo bueno nos pasa todos los días: un momento de relajación durante una pausa para el café, una agradable charla con un vecino, buen tiempo, una buena palabra de un colega, una sonrisa de un ser querido, una rica comida, un buen libro o un película en la televisión.

Cada vez que entramos en contacto con algo agradable y placentero, vale la pena detenerse un momento y despertar gratitud. Cada día antes de acostarse, también podemos hacer un pequeño análisis de todo el día y recordar al menos tres cosas con las que estamos contentos.

4. Lucha con la rutina
Un poco de rutina no ha hecho daño a nadie todavía, son los rituales los que organizan nuestra vida diaria, nos dan una sensación de constancia, seguridad y paz.

Sin embargo, si encontramos que cada uno de nuestros días luce igual que el anterior, y nosotros mismos no recordamos cuándo nos sentimos emocionados por última vez, vale la pena introducir en tu vida al menos un pequeño soplo de frescura que nos ayude a combatir el aburrimiento.

No tiene por qué ser nada espectacular. Podemos regresar del trabajo de otra manera, dar un paseo espontáneo o ir al cine, encontrarnos con un amigo perdido hace mucho tiempo o inscribirnos en un nuevo curso (por ejemplo, de baile o cocina).

5. Cuídate
A menudo nos preocupamos por nuestros seres queridos, pero olvidamos que también merecemos ternura y cuidado. Algunos se sorprenderán de la influencia que tiene en nuestro bienestar físico… la dieta y la actividad física.

Como dicen: “una mente sana está en un cuerpo sano”. Probablemente no haya nadie que no se sienta bien después de un paseo en bicicleta, un baño en la piscina o una caminata larga y relajante.

El movimiento desencadena endorfinas en nuestro cuerpo, al igual que algunos alimentos. Vale la pena recordar que debes proporcionarte regularmente vitaminas, minerales y cantidades adecuadas de nutrientes. Y de vez en cuando también merece la pena disfrutar de un pequeño placer, por ejemplo, un trozo de tarta o su chocolate favorito. El sueño y el tiempo para descansar también son muy importantes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.